A-390

A-390

A-390b

A-390b

A-390c

A-390c

Chasis 13x18 Colodión húmedo

Ref. A390​

 

 

Modelo cortinilla

1860-80

Francia.

 

 

Vamos a comenzar haciendo un repaso de lo que fue y supuso el procedimiento fotográfico del “colodión húmedo”: Convivió con los dos procedimientos iniciales en fotografía, el daguerrotipo y el calotipo, imponiéndose sobre éstos, porque el daguerrotipo no permitía hacer copias, y el calotipo tenía menos nitidez, y por otra parte el colodión húmedo exigía un tiempo mas corto de exposición.

El colodión húmedo, era una especie de barniz sensibilizado con nitrato de plata, que se vertía sobre una placa de vidrio, el inconveniente es que cuando se impresionase y revelase tenia que estar aún líquido (no podía secarse), por tanto había un margen de solo unos 15 a 30 minutos. Para ello si se salía al exterior el fotógrafo debía disponer de una tienda de campaña negra o un carromato oscurecido, donde poder preparar el compuesto y luego revelarlo.

Se utilizó entre 1851 y 1880 aproximadamente, año éste último en que ya comienza a utilizarse la “fotografía instantánea” con el procedimiento de las placas secas de vidrio al “gelatino-bromuro”, más cómodo su uso por tener más estabilidad en el tiempo y ser más rápidas en cuanto a sensibilidad.

Por tanto se considera que la fecha de estos chasis puede ser entre los años 1860 al 80, y por qué sabemos que se utilizaron por el procedimiento de colodión húmedo?: pues por esas manchas negras y rojas indelebles (que no se pueden borrar), que eran las que dejaba el colodión si no se tenía la precaución de limpiarlas cuando aún estaban húmedas.

Lo interesante, además en la construcción de estos chasis, es que tienen dos tapas tipo persiana de cortinilla, consistentes en una serie de láminas de madera pegadas sobre una tela negra, y que en sus bordes laterales tienen un rebaje para pasar por debajo de una guía e impedir el paso de la luz. Lo difícil de la construcción de estas piezas radica en que hace más de 140 años no había las herramientas para hacer cortes de precisión y lijado, para realizar el fino encaje con que vienen ensambladas.

 

Si se pasa un dedo por la superficie de la cortinilla, parecería que es una madera de una sola pieza, se nota que son varias tiras de unos 2-3 mm de ancho (según el modelo), por la diferencia de color de las tiras. El sentido de estas cortinas es que deben girar con un radio inferior a 3 cms para ocultarse en la parte trasera cuando se descubre la placa, para ser impresionada en la cámara.